El mercurio es una neurotoxina fuerte, lo que la convierte en un grave problema de salud pública. Dada su alta volatilidad, es realmente un contaminante transfronterizo.

El Convenio de Minamata sobre el mercurio controla y reduce en un gran número de productos, procesos e industrias en los que se utiliza mercurio o que lo liberan o emiten. El tratado también se ocupa de la extracción directa de mercurio, la exportación e importación del metal y el almacenamiento del mercurio de desecho en condiciones de seguridad. Este convenio es el primero a nivel mundial que protege el medio ambiente y la salud que se subscribe después de casi diez años.

La región latinoamericana ha sido un activo participante en el proceso de negociación del Convenio, aportando en la búsqueda de soluciones efectivas para los graves problemas provenientes de la producción, uso y disposición de mercurio y de productos que lo contienen.

Diálogo Energético, Minero y Extractivo Latinoamericano apoya la firma de este convenio, el cual ha transparentado los efectos negativos que el mercurio genera en el ser humano y en los ecosistemas, el hecho de que 87 países se suscribieran a este convenio sobre estas materias es un importante aporte para la sustentabilidad mundial.

El Convenio de Minamata sobre el mercurio es una oportunidad para desarrollar una plataforma de trabajo internacional que cuente con sistemas de cooperación y apoyo a los países latinoamericanos según las necesidades que se plantean.